Una sonrisa perfecta gracias a la ortodoncia

LA SONRISA PERFECTA GRACIAS A LA ORTODONCIA

La ortodoncia y la ortopedia dentofacial, son especialidades que tratan la mala posición, tanto de los dientes (apiñamiento) como de los huesos maxilares respectivamente.

¿POR QUÉ TENGO LOS DIENTES MAL ALINEADOS?

Existen varios motivos por los que podemos no tener una buena posición y/o relación entre los dientes. Algunos pueden referirse a ciertos hábitos como el de chuparse el dedo o interponer la lengua entre los dientes anteriores al tragar. Los problemas respiratorios o la herencia genética son también posibles orígenes de la maloclusión (mal alineamiento y encaje en el que se relacionan los dientes del maxilar superior con los dientes de la mandíbula cuando mordemos o cerramos la boca)

¿POR QUÉ PONERME ORTODONCIA?

Una buena oclusión y posición de los dientes, aporta muchos beneficios, tales como proteger la salud y alarga la vida de los dientes, mejorar la masticación y por tanto el proceso digestivo, favorecer la estética de nuestra sonrisa, facilitar la higiene oral, disminuyendo el riesgo de padecer enfermedad periodontal.

¿CUÁNDO DEBO EMPEZAR EL TRATAMIENTO?

EN LOS NIÑOS Y/O ADOLESCENTES

El momento de iniciar el tratamiento no se puede determinar con exactitud ya que, dependiendo del caso, puede variar entre los 4 y los 12 años, aproximadamente. El mejor momento para comenzar se determina en función de que el niño necesite tratamiento ortopédico (huesos maxilares) o solamente tratamiento ortodóncico (dientes). Generalmente el tratamiento de ortopedia dentofacial, suele  iniciarse en edades tempranas para corregir malposiciones maxilares, aprovechando el crecimiento óseo del niño.

En cada caso determinaremos el momento adecuado para empezar el tratamiento, valorando tanto el grado del problema óseo como el estadio de crecimiento del niño. Es importante destacar que estos tratamientos de ortodoncia removible solo recolocan los maxilares en el lugar correcto, es decir, que solamente corrigen la posición de los huesos. Si hubiera además, apiñamiento dental, habría que realizar una segunda fase con un tratamiento de ortodoncia fija convencional.

Para comenzar un tratamiento de ortodoncia no hace falta esperar a que haya terminado el recambio dentario o a tener todos los dientes de adulto. Es más, en los casos de mucho apiñamiento, es recomendable empezar lo antes posible para ir haciendo espacio y desarrollando la forma de la arcada, evitando así futuras posibles extracciones y favoreciendo la correcta posición de los dientes.

odontologia
 

EN LOS ADULTOS

En estos casos, dado que el crecimiento óseo ha finalizado y por tanto no puede ser aprovechado para corregir la posición de los maxilares, la edad no será la que determine el momento más apropiado para iniciar el tratamiento sino el problema dentario detectado, la motivación del paciente y la necesidad terapéutica de mejorar la funcionalidad, la salud y/o la estética bucodental.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *